Se hundió el país

Publicado en por Alva

No , no se trata de una noticia política o económica, no. Se trata de la Selección Española de fútbol.

 

La gran desilusión llegó ayer a las cuatro de la tarde, no a las cinco, no.

 

Después de tararear el himno, ya saben, letra e himno, junto con la enseña, no se pueden alardear demasiado por si resucita Franco, la decepción se sirvió fría y hosca.

 

La Roja, es decir, la socialista, porue hasta la fecha la bandera era la roja y gualda, hizo méritos para que lso suizos, modestos y opequeñitos, nos dieran una chocolatada y nos colocaron los bollos suizos de uno en uno y deprisa para que se atragantaran los millonarios jugadores de "la roja".

 

Causa rubor ver a todo un principito y su señora apretar los puños, saltar del banco, bueno cómodo sillón, haciendo aspavientos, al alimón con su esposa en idénticas poses, manifestado la frustración de que un pelotonero no perforara la puerta de los suizos.

 

Todos con la roja sociata. Un grito que se quedó helado en el invierno sudafricano y que no respondió al despliegue mediático con el que nos han castigado los palmeros del Gobierno.

 

Un duelo padecido en la Moncloa porque ya no pueden tapar el desastre económico, político y social que han provocado estos ignorantes que savan pecho ante la ruina que han originado.

 

Claro; que todavía no está perdido todo. Quizás si ganamos todo y pasamos a la siguiente fase, quizás todavía podamos llegar a ofrecer las migajas a unos pol´ñiticos que desean el "panem circensis" de los últimos emperadores romanos que se ahogaban en su propios detritus.

 

Un gran espectáculo para "una potencia" que se desangra después de haber regalado el dinero que tenía en subvenciones a gentes de la "zeja" y otras veleidades de las que no saldremos tan fácilmente.

 

Pero en fin, "el fútbol es así" y hay que aguantar lo que sea porque nuestros "millonarios seleccionados" quizás saquen a relucir " loa furia española", aunque esta quizás sea objeto de estudio de alguna ONG preocupada por recibir una subvención de ste Estado manirroto y sensiblero aunque eso sí siemopre que los votos llenen las ¿urnas democráticas? que tanto preocupan a estos demócratas de pacotilla.

 

La ilusión peronista es lo último que se pierde , sobre todo si nos fijamos en Argentina país aventajado en estos avatares.

 

17-junio-2006

Criticus

 

 

 

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post