Artistas

Publicado en por Alva

La paranoia de los artistas españoles no tiene límites.

 

Hace nada como quien dice, todos estos personajes solicitaban el voto para el señor ZP haciendo el signo de la ceja , en un acto cutre y lleno de signos dependientes del subsidio.

 

La películas que producen y las obras de teatro tienen el interés mínimo y las salas de cine cada vez están más solitarias.

 

Naturalmente tienen que vivir del dinero de todos los contribuyentes, casi, casi, como en la época que denostaban tanto y de la que vivían a manos llenas,  cuando el sindicato era únino y las películas salían adelante con guiones trasnochados y que tocaban la fibra primitiva del ciudadano, como ahora, como casi siempre.

 

Sería interesante ver cómo cambian la chaqueta si el sistema diera otra vuelta de tuerca.

 

Son los mismos que cantaban, algunos, al franquismo y después se dieron cuenta que hacían caja manifestándose contra él y que ahora, como disminuyen las ventas de sus discos y demás producciones, colocan al frente de los orwelianos la máquina exterminadora  de cobrar tasas por emitir en un bar o peluquería músicas, o estimulan a los gobiernos para que suban los impuestos de aparatos reproductores y llevárselo ello crudo.

 

Farennheit 451 está vigente y los inquisidores también.

 

Así que los miosmos que se reunieron para apoyar a ZP también se han congregado para apoyar la huelga general contra ZP o contra el PP o por temor a perder el dinerito.

 

En este país de transformismo político ya no se sabe ni quién es quién.

 

Lo que sabemos todos es que el momio electoral produce un clientelismo propio de los regímenes bananeros y que aquí, como sagaces y espabilados pícaros, siempre lo mejoramos y exportamos.

 

Desde luego quien pierde siempre es el pueblo y los valores humanos y democráticos en nombre de los cuales se cometen todas estas tropelías.

 

Que no se extrañen estos artistas de pega y en horas bajas que nadie acuda a ver sus espectáculos subvencionados y de una calidad dudosa.

 

27-septiembre-2010

Criticus

 

 

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post