Devoción de Enrique IV

Publicado en por Alva

Enrique III de Francia murió sin descendencia y la corona recae sobre el rey de Navarra, que era protestante y para ser rey de Francia había que ser católico.

 

 

El navarro debió de qacudir a las armas y a la diplomacia.

 

 

LLegó a las puertas de París que se resistió.

 

 

Incluso la Sorbona, de acuerdo con el Vaticano, dictaminó que aquel que aceptara al navarro sería considerado hereje.

 

 

A instancias del suqye de Mayenne, el futuro Enrique IV dijo: " París bien vale una misa".

 

El nuevo monarca abjuró de su fe protestante y se convertía al catolicismo en la iglesia parisina de Sant - Denis y allí fue coronado rey de Francia.

 

La ambición por un trono queda así demostrada.

 

23-septiembre-2010

Marcus

 

 

 

Comentar este post