¿Quién da más?

Publicado en por Alva

Francamente no se puede pedir más en la abracadramante sociedad española.

 

Se terminó lo que se daba y las televisiones siguen erre que erre tratando de enseñarnos un país de cuento.

 

 Si no es con los programas donde esos presentadores ególatras manipulan a gusto y gana la audiencia , entre gritos de periodistas raros, es con la ocultación de datos e informaciones sesgadas y siempre viéndo el colmillo Blanco y Pajín.

 

Se ha terminado el verano y ya sepreparan los mentirosos a decir que aumentará el paro.

 

El ministro del paro se va a su lugar de origen, futuro enclave independentistas, con el fin de "salvara" la presumible hecatombre montillesca.

 

Los datos económicos se maquillan subiendo la gasolina, el IVA y aumentando los impuestos para que paguen los de siempre.

 

El curso escolar ha comenzado colocando en primer término la pizarra digital de un aula , de un colegio equis y una filmación debidamente maquillada con el fin de dar la sensación de que tenemos una población escolar que ya está de vuelta del manejo de los aparatos informáticos, por reso después tienen que relajarse con el botellón y viviendo en casa d elos padres hasta edades casi de jubilación.

 

Sigue la monserga de la guerra civil española ahora en los tribunales argentinos que como siempre ayudan a que todo se embrolle más.

 

El gurú vende sus productos en China y Japón y mantiene las tropas españolas en Afganistán sin reconocer que están en una guerra y mueren soldados y guardias civiles.

 

Con el fin de sostenerse en el poder se vende España a os independentistas; se divide España y se bajan los pantalones ante el marroquí. Todo en función de apoyos y de una ambición personal y de partido.

 

En Madrid las huestes socialistas luchan por obtener el sillón de la federación en una maniobra descarada y ausente de toda democracia.

 

Mientras tanto la oposición broncréndoes, durmiendo la siesta y su líder en Babia, quizás a lo mejor tratando de ocupar el sitio del desertor de Rodiezmo.

 

En fin, si alguien tratara de realizar un guión del esperpento seguro que ni Valle Inclán lograría una obra del despropósito de tan altos vuelos como la que estamos viviendo en directo.

 

Eso sin contar que se quiere destruir el principio de solidaridad entre los pueblos de España y se desea terminar con un proceso constitucional que tanto esfuerzo costó.

 

¿ Habrá alguna forma de que estos hechos tan graves no queden impunes en la agenda de los políticos actuales?

 

5-Septiembre-2010

Criticus

 

 

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post