Presupuestos

Publicado en por Alva

Los presupuestos generales que se han presentado en Las Cortes constituyen el hito de la decadencia y la precariedad en que este gobierno absurdo está llevando a España al desastre.

 

Se basan en el mantenimiento de la subvención para los parados, satisfacer la amplia nómina de pensionistas y pagar la enorme deuda que se está inflando como un globo y que nos lleva al corralito y al default argentino.

 

Después de la astracanada sindical del 29 S, del encuentro en la cadena SER del cuarto vicepresidente del gobierno de las ESpañas con la vicepresidente primera de las Españas con los juegos florales pertinentes , se reune el camino hacia el desastre.

 

España está necesitada de un cambio de timón decidido y sin fisuras que consista en mandar a todos los sectarios y vagos que viven del presupuesto a producir.

 

Estos presupuestos generales no van a generar empleo porque lo úNico que tratan de mantener es el pesebre de los que siempre han estado a su sombra.

 

Las inversiones en obras públicas necesarias, no en las de ayuntamientos, diputaciones y autonomías que han levantado las aceras, las plazas y las vías públicas para justificar las inversiones, han disminuido.

 

La recaudación para mantener la seguridad social está conociendo cifras preocupantes .

 

Las declaraciones de estos arregladores y magos socialistas son desalentadoras y llenas de presagios nefastos.

 

La caja común se deshace y la solidaridad que tanto han predicado se deshilacha porque la  productividad y las reformas en profundidad no se hacen con la celeridad que se reclama ya.

 

En realidad, entre el desánimo que está reinando al ver la imoperatividad de un gopbierno que navega entre relaciones dudosas y amigos poco recomendables, la sociedad en general dormida y sin reacción y una oposición cuyas palabras son huecas y acarameladas, con un líder que pide a gritos que sea sustituido por un equipo y alguien más decidido y lleno de fuerza, todos corremos el peligro de diluirnos como los azucarillos de azúcar en una gran taza de café.

 

Y mientras tanto , sonrisas que pueden ser lágrimas, sacar pecho y descalificar al contrario son actitudes  diarias en el Parlamento por parte de los elegidos por el pueblo.

 

Penoso espectáculo Y peor .futuro le aguarda a los españoles de mentener este ritmo político .

 

1-octubre-2010

Criticus

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post