La sociedad española duerme

Publicado en por Alva

La sociedad española sigue en  el letargo marcado por un gobierno manipulador que procede de unas elecciones raras y un partido que no puede perder el poder ya que acude a las argucias más insólitas para recobrarlo lo antes posible.

 

Un número importarte de españoles se coloca delante del televisor y contempla el guirigay televisivo que se monta en torno a unos presentadores y unos colaboradores gritones y que colocan su vida y las demás en un mercado de sentimientos deteriorados por el insulto y la descalificación.

 

Otro aspecto importantes es contemplar la parafernalia entorno a la selección española, aunque ayer, desde luego, el papelón de la famosa "Roja" fue evidente.

 

La sociedad no dice nada ante el espectáculo del Parlamento cuando sus miembros dejan de asistir a las sesiones por diversos motivos, por ejemplo, ayer, el presidente del Gobierno y el minmistro del Interioro no fueron a Las Cortes con el fin de aprobar las ayudas a las víctimas del terrorismo.

 

El insólito hecho de que una señora sea ministra del Ejército cuando sus ideas sobre  España y otras cuestiones son dudosas.

 

El contínuo vaivén de cifras, impuestos, resoluciones y despropósitos en materia de economía que este Gobierno realiza contínuamente.

 

El pago de un rescate por unos cooperantes que ni siquiera realizan sus funciones en nombre de España y bajo su pabellón nacional, dando alas al terrorismo.

 

El teatro montado ante el comunicado de ETA y las valoraciones de los partidos políticos timoratos y llenos de prejuicios, sobre todo los radicales independentistas que dicen que el Gobierno debe mover ficha.

 

La huelga general de unos sindicatos anodinos, caducos y en manos de la subvención de un Gobierno que se regocija por el fracaso que va a tener esta huelga que nece muerta.

 

La sangría económica de unos ayunytamientos y comunidades autonómicas que son un fracaso en toda regla.

 

Los datos escalofriantes de los resultados académicos de una población juvenil más interesada por el fin de semana y las redes sociales que por el esfuerzo y la excelencia.

 

El detriro de la sanidad pública y de otros sectores de la administración.

 

El afán recaudatorio a través de las multas y de los impuestos.

 

El atontamiento de una sociedad a la que se le ofrece una pelea de gallos en el predio socialista madrileño con el fin de marear la perdiz ante un líder nacional cadáver.

 

El aumento de la delincuencia y la inmigración ilegal tratando de que la población asuma el mensaje de la solidaridad y la integración sin que haya un ordenamiento.

 

La salida del ministro del paro para sus lares catalanes con el fin de taponar las heridas que ha provocado el tripartito.

 

El pecho hinchado de los socialistas gubernamentales ante la escalada del paro.

 

La máquina de distribuir subvenciones alos amihguetes cooperantes para después rescatarles con más subvenciones de los bolsillos de todos los españoles.

 

¿ Qué más necesita la sociedad española para moverse, dejar oír su voz y echar a estos maltratadores delo ciudadno normal y racional?

 

Aunuqe somos optimistas y el movimiento regeneracionista debe tomar cuerpo inmediatamente, será difícil y tendrá consecuencias poruqe nuestra sociedad  ha retrocedido casi todo lo que había avanazado en los últimos años.

 

El altruismo, la comprensión y la democracia han retrocedido anta la incultura, la avaricia y la corrupción.

 

Y ésto no lo arregla supermán si no la voluntad de un pueblo que diga basta y envie a estos suicidas políticos a cultivar los campos bajo vigilancia minuciosa.

 

8-septiembre-2010

Criticus

 

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post