La educación toca fondo

Publicado en por Alva

La pasada semana el ínclito ministro de educación español dejó su impronta teórica en el foro iberoamericano de ministros de educación desnortados de aquella región.

 

Nuestro sistema educativo, sí, el de la LOGSE, impuesta por la ideología socialista y copiada de países que en su momento ya habían emprendido la marcha atrás por los fracasos acumulados por las ideas del igualitarismo.

 

La educación española, sus sitema copiado por ejemplo en Argentina, ha logrado las cotas estadísticas más elevadas en los últimos años en resultados negativos que de alguna manera constituirían sonrojo y vergüenza en un país normal pero que en España no constituye ni motivos de dimisión del gabinete de educación.

 

La generación neets o nini es el fruto de una metodología logsiana que ha tenido como pilar básico el mostrar la igualdad para todo el mundo, el esfuerzo personal desactivado, la calificación de excelencia desactivada, la irrupción de las malas formas de comportamiento en los alumnos y la autoridad del profesor por los suelos.

 

Más una pobreza de los contenidos y objetivos a conseguir que alcanzan cotas verdaramente de récord Guinnes.

 

Además está la orientación equivocada de la Formación Profesional en un país que todo el mundo desea ser universitario para al final tener barrenderos, mecánicos y demás , linenciados.

 

A eso hay que añadir la pobreza en los contenidos y objetivos den los programas que salen de las calderas del Ministerio y el caos de las Autonomías de Taifas que padecemos.

 

Todo ello forma un cóctel que se refleja en un sistema que adolece de educación en el comportamiento y el plano cultural, de falta de preparación que incide en un plano inferior de los jóvenes españoles a la hora de competir con los europeos y en una generación abrumada por el desempleo, el ocio del botellón y , quizás, unos jóvenes que van a conocer una época débil y con escasas perspectivas para ellos y la familia que esté a su cargo, repercutiendo en el país; extremo éste que parece importar poco a los políticos con tal de tener asefurado el silló a través de este voto irresponsable y cautivo de las subvenciones.

 

Un país  que vive en la subvención está abocado a la argentinización del sistema y a un peronismo atroz que sólo es válido para los de siempre.

 

El sistema educativo español necesita de una reflexión profunda, abandonar los credos políticos sectarios, dejar a un lado los intereses de partido, elegir a los mejores técnicos en educación y elabora una ley de educación moderna y acorde con los intereses de una sociedad dinámica y eficaz.

 

"Casi nada lo del ojo... y lo llevaba colgando".

 

Mientras que tenga un ojo todavía irá funcionando. Lo malo del asunto es que la enfermedad amenaza con dejar el sistema totalmente  a oscuras.

 

21-septiembre-2010

Criticus

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post