Huracán laicista

Publicado en por Alva

En el diario El Mundo, del sábado día17 de abril de 2010, el corresponsal de Roma I.H.V. realiza una entrevista a Marcello Pera, senador italiano del centro drecha, filósofo y amigo de Benedicto XV. Publicó un ensayo titulado " Por que decirnos cristianos".

 

Por su interés reseñamos lguna de sus contestaciones:

 

Ante los ataques que está recibiendo el Papa por los acontecimientos últimos y que toda la batería de "comunicadores", algunos de tres al cuarto, usan como pim pam pum, manifiesta lo siguiente:

 

" Yo creo que el Papa tiene muy claro que se ha convertido en un objetivo pero que el verdadero blanco va más allá. Lo que se está poniendo en discusión a través de estos escándalos, la mayoría verdaderos, todo hay que decirlo, es a la Iglesia y sobre todo la legitimidad de la Iglesia para desarrollar funciones educativas. Ese es el objetivo. Y yo creo que Benedicto XVI comprende que los ataques contra él son sólo un instrumento para una batalla que es mucho más alta. La auténtica guerra es entre laicismo y cristianismo. Y los laicistas saben bien que ensuciando la vida del Papa manchan a toda la Iglesia, y que denigrando a la Iglesia denigran el cristianismo".

 

" No, no hay un complot. Hay una idelogía muy difusa en Europa y parte de Occidente: la ideología laicista, que considera la religión como un obstáculo a la libertad del individuo, una fuerza retrógrada, no portadora de progreso. No hay un jefe, ni tampoco hay un complot oculto. Lo que hay es un clima cultural fuertemente antirreligioso".

 

" Cada vez que ha habido una fuerte campaña contra la religión cristiana hemos generado las más monstruososas ideologías totalitarias: el nazismo, el comunismo, el antisemitismo... Sólo trato de alertar de lo que ahora puede ocurrir. Los casos individuales de abusos sexuales dentro de la Iglesia son vergonzosos, repugnantes, no pueden ser tolerados y quien los ha cometido debe pagar. Y deben tomarse medidas de prevención, poner más atención, instaurar más controles.... Reparemos estos episodios en los tribunales. No vayamos más allá porque corremos el riesgo de crear un clima anticristiano que en Europa ya ha generado monstruos".

 

" Este Papa se ha caracterizado por defender la firmeza de la doctrina y la austeridad de la liturgia. La primera es necesaria para contrarresrtar el viento de acomodamiento con la modernidad que ha penetrado también en la Iglesia católica. En cuianto a la liturgia, creo qu el Papa, como muchos, está peplejo ante la transformación de muchas ceremonias eclesiásticas en eventos y espectáculos".

 

" El Papa ha llevado el diálogo a la vía adecuada. Ha recordado las diferencias fundamentales entre cristianismo e islam, en las que no existe posibilidad de convergencia. Y, al mismo tiempo, ha insistido en el diálogo entre ambas culturas. Ese es un punto esencial : de las religiones nacen filosofías, civilizaciones, derechos, culturas... En estas cuestiones se pueden dar pasos hacia adelante y puntos de convergencia. El problema es si se puede usar la violencia para convertir, si existe igualdad entre seres humanos, si las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres..."

 

Ante palabras tan sensatas poco se puede decir al respecto, sólo hacer hincapié en la forma en que algunos de los medios de comunicación españoles se ensañan considerando que todos los cristianos son iguales y que todos los sacerdotes hacen lo mismo.

 

Resulta patético ver a algunos presentadores de la televisión basura darse golpes de pecho e incitar al morbo enhorario infantil por ejemplo.

 

También los políticos no son ajenos a la campaña laicista, abrumadora que sin ejemplos desviados han llevado a cabo desde el 11 M.

 

La iglesia debería reflexionar y adoptar posturas en consonancia con los tiempos que corren, limpiar las sentinas de la nave no sólo de hechos por todos conocidos, si no  también  de formas de exclusión que realiza el clero nacionalista en varios lugares de España y también en las formas alejadas de aquellas que predicaron Jesús y los apóstoles y discípulos.

 

Resulta patético oír a contertulios de debates a gritos que se declaran católicos para después sacar todo su arsenal de proyectiles contra su religión.

 

Los ciudadanos últimamente tenemos una carga de pelotudez que está muy cercana a la idiocia y mientras no tomemos medidas personales y éticas con decisión y fuerza creo que se nos vendrá encima todo el entramado social que últmamente se está carcomiendo a pasos agigantados.

 

20 de abril de 2010

Criticus

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post