Fútbol es fútbol y nada más

Publicado en por Alva

Ayer , España vivió una jornada especial, única y ejemplar.

 

El pueblo se lanzó a la calle y acudió desde Madrid y desde otras poblaciones españolas.

 

Vitoreó, aplaudió y reconoció el esfuerzo y preparación de unos profesionales que ganaron un campenato único, mundial, demostrando que , a pesar de las adversidades y brutalidades propias de otros equipos que desean ganar con malas artes y del personaje que dirige el encuentro y su vista gorda, el triunfo, quizás por una vez se ha decantado al lado del que detenta el valor firme del deporte.

 

Ha sido toda una gesta y un ejemplo para miles de jóvenes y estro se hará notar en alguna generación.

 

Y como no podía ser menos , los políticos han chupado rueda y los periodistas , algunos, han dado el espectáculo de su vida.

 

Todos querían salir en las cámaras. Hasta los que administtran la prensa del corazón y dela insidia se adornaron con la bandera de España, la camiseta y los más demagógicos dándole al término de "la roja".

 

Era patético ver a todos adornado con la camiseta y vestiditos y corbatitas rojas. Algunos parecían verdadero pieles rojas.

 

Y bien, ya estamos al otro día del mundial y podemos decir que los medios oficiales catalanes han ignorado el triunfo de la selección y que en las televisiones oficialistas catalanes el término roja ha sido utilizado con algunas chanzas y, por supuesto, comparando  la alegría de toda una nación auténtica que es España, con la manifestación de Barcelona.

 

Sería interesante que las televisiones estatales grabaran algunos programas de políticos catalanes que salen en el programa de La Noría, ya sabemos cómo está dirigido, y sus opiniones cuando están en la TV3 catalana. Se quedaría todo el mundo asombrado del soble lenguaje y de la demagogia que manejan , al borde de la esquizofrenia pura y dura.

 

Pero claro; esto nadie lo va a remediar si no se cambia al árbitro de la contienda que pita los partidos con doble lenguaje y sonrisa meliflua, aspavientos enormes y cuentacuentos de calibre cósmico.

 

Algo parecido al árbitro británico de la final Holanda-España que permitía que le metieran la bota en la boca y en el pecho con el fin de descativar al contrario.

 

Naturalemnte que en este caso del fútbol, afortunadamente, el equipo no era el partido que tenemos en la oposición actualmente, y se defendió como gato panza arriba.

 

Vamos a ver si ese pueblo que salió ayer a la calle para mostrarse orgulloso de su selección nacional de fútbol, de la bandera y del hiomno , le dice al árbitro, ya está bien de errores y  ¡vete ya!, necesitamos otro árbitro con más trapío.

 

13-julio-2010

Criticus

 

 

Etiquetado en Mitología

Comentar este post