El reinado de Juana la Loca

Publicado en por Alva

Isabel I muere en Medina del Campo. En el testamento hereda la Corona de Castillo a su hija Juana casada con Felipe el Hermoso. Se añadía que en saco de incapacidad la regencia pasaría a Fernando el Católico, hasta que don Carlos, hijo de Juana, llegara a los veinte años.

El 11 de enero de 1505, las Cortes de Castilla y León la proclaman reina y su marido alega que tiene locura y reclama el gobierno de Castilla.

El 20 de junio de 1506 Fernando y Felipe se reúnen en Puebla de Sanabria, Fernando para evitar discordias acepta retirarse a Aragón y deja el gobierno de Castilla a su yerno previo pago de la mitad de las rentas del reino.

Felipe el Hermoso muere antes de cumplir al año de reinado, el 25 de septiembre de 1506, ya que bebe agua fría después de intervenir omsejo de Regencia en Castilla que preside Cisneros y llama a Fernando el Católico.

Juana la Loca estaba prendada de deseo hacia su marido y además se cosumía de celos que se plasmaron en el traslado del cadáver.

Impidió que se le diera sepultura a su cadáver y que le viera ninguna mujer. Se traslada con el cadáver hacia Granada,de noche para que nadie pudiera ver el cadáver por las poblaciones.

El 14 de enero de 1507, cuando llega a Torquemada, da a luz a Catalina que se casaría con Juan III de Portugal.

En enero de 1509 acepta ir con el cadáver a Trodesillas  y dispuso que se colocara en la iglesia de Santa Clara para verlo a cualquier hora del día.

Juana ya no se lavaba ni se mudaba de ropa; estaba totalmente trastornada.

Falleció en 1555 trastornada psíquicamente.

24-febrero-2010

Marcus



Etiquetado en Nuestra Historia

Comentar este post