" Dije digo, digo Diego"

Publicado en por Alva

Donde dije digo, digo diego, que dije que deje de decir, que ahora diría, que ahora no diría; cuando vine no vine, deje de venir, tuve una idea, mejor la dejo para otro momento, sí bueno , pero mejor lo dejo para después; sí, pero es que no dije lo que quería decir, claro es que , sí pero no es así, mire es que yo quería decir que lo que dije no era así, es de esta manera... Y un largo etc. de frases, expresiones y estructuras que , a veces,ni tienen sentido y, sobre todo, hacen reír y provocan la vergüenza y el pasmo de todos los ciudadanos que trabajan, si pueden claro, y piensan que estaban en una nación, sí nación y española, desarrollada y medianamente organizada y que deseaba estarentre las mejores.

Estos ciudadanos jacobinos que nos gobiernan van a tener que tomarse la píldora de la verdad o inyectarse el suero para no contradecirse contínuamente.

Los ministerios no funcionan, la política en general es un desastre, la economía se va al traste, el paro aumenta, el déficit también, pero eso sí la demagogia y la mentira campan por sus respetos con una sonrisa de oreja a oreja y unos apavientos de mago o mentalista que ya marean.

Miren el modelo está  agotado y  las ansias de poder que tiene este partido sociata no le avalan para estar atornillados al sillón. Si no tienen ideas que se vayan.

He leído que hay un diferencia de varios puntos en las encuestas entre el PP y el PSOE y que el PP tendría grandes éxitos en las Autonomías, además de que en Génova no saben qué hacer en estos momentos con esos resultados y que caben en sus camisas de maricomplejines.

Pues ahí está la capacidad de un liderazgo y eso es lo preocupante de  este PP, Partido para Ayudar, que no tiene el suficiente coraje para afrontar una situación  especialmente grave que requiere muchos bemoles y qe no hace nada para lavar su imagen de eterno centrista y vergonzoso de que le llamen partido conservador y de derechas.

Los maricomplejines deben ser desterrados y los que defiendan los postulados de un partido de derechas deben permanecer con la cabeza bien alta  y elegir un líder que responda  a estas características.

Mientras tanto el monclovita seguirá realizando las escenas de sofá y el ninguneo al que les tiene sometidos desde que accedió al Palacio  del síndrome y se recluirá en él hasta el momento en que obtenga ventajas sobre su contrario y le llene de improperios desde la tribuna de los mítines con el obejetivo de seguir adormilando la gran bolsa de votos que posee paras seguir calentando el sillón.

26-febrero-2010
Criticus

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post