Debate taurino

Publicado en por Alva

En televisión se presencian debates sobre todo lo que se mueve en el panorama español y, naturalmente, como no podía ser menos este fin de semana se expuso el problema de los toros.

 

En esta nación que se desmembra y se deshace por el trabajo inconciente de unos políticos que desean mantener la poltrona, ya que muchos de ellos engrosarían la lista del paro, hay un grupo de trabajo que es experto en sacar partido de situaciones que afectan siempre a una minoría y que en aras de la democracia y otras lindezas por el estIlo, abogan siempre por eliminar tradiciones y costumbres de la identidad española.

 

Dar patadas contra el aguijón aunque les desangre, morder la mano que te da de comer y ser desagradecido, además de ambicioso y derribar las paredes de la casa común, es la característica de los independentistas que además ignoran la historia y la cultura de su propia región.

 

El debate taurino supone asistir a los despropósitos de los presentadores que manipulan a su antojo incluso las encuestas, ver los mensajes en pantalla con innumerables faltas de ortografía, comprobar como los periodistas gritones apabullan  a los que respetan el turno de palabra,oír argumentos falaces y de revanchismo,. En definitiva, comprobar que todo está teledirigido por las audiencias que además aplauden de acuerdo a las indicaciones del palmero director del programa sin criterios propios.

 

Este país, España, ha tomado un rumbo que le lleva hacia la corriente del Maëlstron y será engullido por los ignorantes, los minoritarios, los atávicos reivindicadores de la naúsea, los desenterradores de tumbas, los amantes de la subvención, los sindicalistas liberados y los políticos que se sienten imprescindibles.

 

MIentras tanto, el silencioso colectivo hispánico, sigue su ruta trashumante con la desventaja de no saber bien lo que les depara el futuro y de tener unos pastores que no saben su oficio.

 

Esperemos que no haya tronadas, ni vendavales.

 

2-agosto-2010

Criticus

 

 

 

 

Etiquetado en Sociopolítica

Comentar este post